Akadia 2001

Resiliencia y Creatividad.

Esther Romano (Compiladora)

Miguel Angel Materazzi, Inés Puig de Materazzi, Lía Ricón, Ana Rozenfeld.


Contratapa escrita por Dr.Roberto Losso .

Este interesante libro reúne los aportes de psicoanalistas y psiquiatras argentinos de larga experiencia clínica y de importante producción teórica. Los temas de la creatividad y la resiliencia, a los que hay que agregar el de la violencia social y familiar, son tratados extensivamente, con profundidad y con numerosos ejemplos clínicos.
Esther Romano nos habla de su larga experiencia con niños y adolescentes, de un recurso técnico original, el garabato narrativo, de la “lobotomización cultural” de nuestro tiempo que produce una adhesión conformista de las personas al discurso social, al que se someten a-críticamente, y el uso de. las drogas y las formas de compulsión al consumo, para ‘poder’ esconder el desamparo, el vacío representacional. Subraya además la importancia de la familia como factor fundamental en la posibilidad de desarrollo de la resiliencia.
Materazzi articula y desarrolla los conceptos de Salud Mental, creatividad y resiliencia.

Enfatiza el poder de los massmedia, que vulnera la creatividad y la resiliencia, y resalta la importancia del pensamiento crítico y la creatividad como “antídotos”.
Inés Puig, en un original artículo, nos introduce en la importancia de la música como organizador del psiquismo, contribuyendo a la delimitación del tiempo y el espacio y, así, a la capacidad de espera y la tolerancia a la frustración.
Lía Ricón desarrolla el tema del poder, la diferencia entre el “poder sobre”, como dominación y el “poder-para” como participación; y por otro lado devela las violencias ocultas en las familias, como consecuencia de ciertas modalidades vinculares y procesos identificatorios patológicos.
Ana Rozenfeld nos muestra a través de sus casos clínicos y de la historia de personas que han sufrido graves situaciones traumáticas, ejemplos de resiliencia: en los que “la subjetividad dañada encuentra en la fractura padecida la posibilidad de ganar fuerza, reconstruirse y generar una nueva conducta”.
Me place subrayar que en todo el libro campean el espíritu de ese gran Maestro
que fue D. W. Winnicott y además el énfasis en la importancia de los vínculos
y de la dimensión social y familiar en los problemas del sufrimiento humano.
En resumen, un libro rico, lleno de propuestas, y sobre todo, un libro que nos
ayuda a pensar en nosotros y nuestros pacientes.